Celebra que con fecha 22 de agosto del corriente año, la Asamblea Legislativa aprobó la LEY REGULADORA PARA EL OTORGAMIENTO DE CONCESIONES DE PROYECTOS DE GENERACIÓN ELÉCTRICA EN PEQUEÑA ESCALA, la cual se considera que es una buena iniciativa para establecer un mecanismo para el otorgamiento de estas concesiones, tanto a personas que ya operan como a las que desean operar Plantas Generadoras de energía eléctrica de pequeña escala, a partir de recursos hidráulicos o geotérmicos con una capacidad menor o igual a cinco megavatios.

 Sin embargo, y a pesar del poco tiempo que se ha dispuesto para analizar el mencionado documento, antes de su posible ratificación de parte del Señor Presidente de la República,  existe la necesidad de hacer notar que hay varios artículos que requieren mejorar en su contenido:

 

 

 Art.2 Las concesiones serán aprobadas por la Asamblea Legislativa mediante decreto, estableciendo las condiciones para la utilización del recurso y un plazo que no podrá exceder de cincuenta años.  Este plazo debería ser el mismo para  todas las concesiones de este tipo, pues de otra manera resulta muy arriesgado el cálculo del retorno de la inversión, que suele ser cuantiosa y el cual se basa en la vida del proyecto, teniendo  previamente que invertir sin tener certeza del resultado.

 Es importante que estas concesiones puedan ser renovadas a la conclusión del plazo si el concesionario ha hecho un uso eficiente del recurso, demostrable con índices técnicos adecuados previamente establecidos. Para todo caso resulta muy oneroso para los inversionistas, si el plazo fuese a término fijo,  tener que cederla al Estado, si se toma en cuenta que el Estado no ha efectuado ninguna inversión, más que la exención de impuestos por un término de diez años (Ley de Incentivos Fiscales), mientras que el inversionista,  quien ha tenido la idea creativa,  correrá con todos los riesgos económicos del proyecto, y además se pretenda que entregue la obra al Estado en óptimas condiciones de operación y no tenga derecho a ser compensado previa valuación hecha por independientes, asunto que también afecta el valúo de la inversión al negarle un valor de rescate a la misma.

Sin certeza jurídica ni equidad razonable de parte del Estado para los inversionistas, éstos  preferirán ir a otros países vecinos en donde existen muchas mejores condiciones, continuando El Salvador escaso de generación renovable y eficiente, y seguir dependiendo de los altos precios de energía, en daño a nuestra población y a nuestra capacidad económica competitiva. El Estado debe entender que una fuente potencial de riqueza no vale nada mientras ésta no inicie a producir eficientemente.  Un país sin energía de bajo costo no puede ser competitivo en la economía global.

 Art. 7 En lo relativo a la presentación de una declaración ante notario público de la ejecución de un programa de responsabilidad social empresarial a desarrollar en el lugar donde se construya la central para contribuir al desarrollo de la comunidad; deberían darse normas o lineamientos claros y concretos para evitar discrecionalidades. En todo caso, la inversión social debería tener proporcionalidad o relación con el monto de la inversión. Aparentemente en el mismo artículo hay redundancia en los otros anexos a presentar.

 Art. 26  Referente  a que finalizado el plazo otorgado en la concesión por la Asamblea Legislativa, o declarada la terminación de la contrata de concesión por la misma, las instalaciones y demás bienes necesarios para la utilización del recurso concesionado serán transferidos al Estado por ministerio de ley. Conviene recordar que la Constitución de El Salvador de 1939 contemplaba esta misma disposición en forma explícita y sin indemnización, lo cual trajo como consecuencia que en el período comprendido desde su promulgación hasta su derogación en la Constitución de 1983 (44 años), únicamente un inversionista aceptó la formalización con el Estado de una contrata de concesión con tal condición para la operación de una planta generadora de energía eléctrica de pequeña escala a partir de recursos hidráulicos, habiéndose perdido por muchas décadas el beneficio de tener disponibilidad de más energía renovable y económica para el país. Con la eliminación en forma explícita de esta limitación en la actual Constitución, varios desarrolladores de este tipo de recurso solicitaron, obtuvieron concesiones y están generando energía económica y limpia.

 Sentimos que no hayan consultado suficientemente con los distintos sectores  el  contenido de esta ley  afectándose el importante alcance de la misma, agradeciéndoles tener a bien su reconsideración e instando respetuosamente al Sr. Presidente de la República y a su Secretario Técnico evaluar estas consideraciones para que se promueva más efectivamente el desarrollo de las energías renovables.

 

San Salvador, 17 de Septiembre de 2013